FANDOM


La Universidad de El Salvador (UES) es la institución de educación superior más grande y antigua de la República de El Salvador, y la única universidad pública del país. Su sede central, la Ciudad Universitaria, se ubica en San Salvador; y además cuenta con sedes regionales en las ciudades de Santa Ana, San Miguel y San Vicente.

La UES está conformada por nueve facultades históricas ubicadas en la Ciudad Universitaria, aunadas a tres facultades multidisciplinarias en el interior del país, que en conjunto, imparten 169 carreras de educación superior. La sede central alberga la estructura del gobierno universitario y de otras carteras autónomas; y posee el Complejo Deportivo de la Universidad de El Salvador, escenario donde se realizaron los XIX Juegos Centroamericanos y del Caribe, como la actual sede del Club Deportivo UES de la Primera División de El Salvador.

La UES es considerada una fuerza política debido a su trascendencia académica, estudiantil, administrativa y de su infraestructura, la cual se ha reflejado en diferentes épocas de importancia en El Salvador; partiendo desde finales del siglo XIX, la época del autoritarismo militar, la guerra civil, los acuerdos de paz y en la actualidad.

La UES ha desempeñado un papel fundamental en el proceso de desarrollo de la sociedad salvadoreña sobre los ámbitos educativo, social, científico, económico y político. Algunos de los personajes más importantes de la historia de El Salvador se han formado en esta alma máter. Su símbolo es la deidad romana Minerva, equivalente latina de la diosa griega Atenea.

Facultades Editar

La Universidad de El Salvador cuenta con las siguientes facultades:

Campus Central (San Salvador)

  • Facultad de Ciencias Agronómicas
  • Facultad de Ciencias Económicas
  • Facultad de Ciencias y Humanidades
  • Facultad de Ciencias Naturales y Matemática
  • Facultad de Ingeniería y Arquitectura
  • Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales
  • Facultad de Medicina
  • Facultad de Odontología
  • Facultad de Química y Farmacia

Interior del país

  • Facultad Multidisciplinaria de Occidente (Santa Ana)
  • Facultad Multidisciplinaria de Oriente (San Miguel)
  • Facultad Multidisciplinaria Paracentral (San Vicente)

Gobierno Universitario Editar

El artículo 61 de la Constitución de la República de El Salvador de 1983 establece que la Universidad de El Salvador “goza de autonomía en el aspecto docente, administrativo y económico”. La Constitución también establece la obligación del Estado de “asignar anualmente una partida de su presupuesto para asegurar y acrecentar el patrimonio” de ésta.

El funcionamiento de los órganos de gobierno de la UES está previsto en la Ley Orgánica de la Universidad de El Salvador, aprobada mediante Decreto Legislativo No. 597, del 29 de abril de 1999, publicado en el Diario Oficial No. 96, Tomo No. 343, del 25 de mayo de 1999. La Rectoría es la máxima autoridad ejecutiva de esta universidad pública y tiene a su cargo ejecutar y hacer cumplir las resoluciones de la Asamblea General Universitaria y del Consejo Superior Universitario.

Autonomía Universitaria Editar

La autonomía de la Universidad de El Salvador fue reconocida por primera vez durante el gobierno del presidente Santiago González al ser emitido un Decreto Legislativo de Autonomía Universitaria el 23 de octubre de 1871, la cual fue anulada por el gobierno del presidente Rafael Zaldívar el 30 de enero de 1885, aunque resurgiría el 16 de febrero de 1886, bajo el gobierno del presidente Francisco Menéndez; pero al poco tiempo fue suprimida por este mismo mandatario el 26 de diciembre de 1887, resurgiendo hasta el 23 de mayo de 1927 por decisión del presidente Pío Romero Bosque; solo para ser abolida de nuevo el 2 de febrero de 1932 por el presidente Maximiliano Hernández Martínez después de reprimir el levantamiento campesino ocurrido en enero de ese mismo año, aunque se la devolvería el 2 de mayo de 1933, y si bien esta autonomía universitaria no pasaría de ser puramente teórica, volvería, no obstante, a arrebatársela una vez más el 20 de enero de 1939; recuperándola el 27 de julio de 1944 por medio de un decreto ejecutivo aprobado durante el gobierno provisional del presidente Andrés Ignacio Menéndez; hasta quedar finalmente consolidada la autonomía universitaria el 7 de septiembre de 1950 cuando fue elevada a nivel de norma constitucional con la aprobación de la Carta Magna de esa misma fecha.

Académicos Distinguidos de la Universidad de El Salvador Editar

En la UES, han impartido clases reconocidos e ilustres personajes del ámbito científico, político y social del país:

  • José Crisanto Salazar
  • Eugenio Aguilar
  • Isidro Menéndez
  • Juan José Cañas
  • Alejandro Dagoberto Marroquín
  • Napoleón Rodríguez Ruiz
  • Fabio Castillo Figueroa
  • Rafael Menjívar Larín
  • María Isabel Rodríguez
  • David J. Guzmán
  • Santiago I. Barberena
  • Félix Ulloa

Historia Editar

La Universidad de El Salvador fue fundada el 16 de febrero de 1841, por Decreto Legislativo de la Asamblea Constituyente, emitido durante el mandato del Presidente de la República, Juan Lindo, ante la decidida intervención del general Francisco Malespín. La comunidad universitaria, frente a este hecho histórico, considera a Juan Lindo como el fundador del primer centro de educación superior del país; pero algunos historiadores rechazan esta idea, alegando que el decreto legislativo de erección de la alma máter nunca fue aprobado por iniciativa presidencial; o argumentando que el nacimiento de la UES se debe exclusivamente al trabajo de la Asamblea Constituyente que la estableció legalmente; o bien por afirmar que Juan Lindo en realidad se opuso a la creación de esta universidad pública. La UES fue erigida con el objetivo de proporcionar un centro de educación superior para la juventud nacional, y así evitar que los salvadoreños que tenían la posibilidad y el deseo de cursar estudios superiores, decidieran emigrar a Guatemala o a Nicaragua para completar su formación académica, respectivamente, en la Universidad de San Carlos o en la Universidad de León, tal como lo hacían desde la época colonial. El Decreto Legislativo de Fundación de la Universidad de El Salvador fue expedido por iniciativa de los diputados de la Asamblea Constituyente, Narciso Monterrey y Antonio José Cañas, y firmado el mismo día de su aprobación por el presidente Juan Lindo. En sus primeros años, la UES tuvo una existencia precaria por el exiguo apoyo económico que recibía por parte del Estado.

Anteriormente, el 2 de febrero de 1841, El Salvador había sido declarado formalmente como Estado independiente de la extinta República Federal de Centro América por la misma Asamblea Constituyente que aprobaría el decreto legislativo de creación de la UES, y que posteriormente emitiría también la Constitución del 18 de febrero de 1841, con la cual quedaba derogada la que había sido expedida el 12 de junio de 1824. Las bases de esta nueva Constitución ya habían sido fijadas por este mismo organismo colegiado mediante decreto legislativo del 24 de julio de 1840. Esta Asamblea Constituyente iniciaría sus sesiones el 23 de junio de 1840 y las clausuraría el 19 de febrero de 1841.

La UES nació al mismo tiempo que El Salvador comenzaba a organizarse como Estado independiente de la desaparecida Federación Centroamericana y bajo una fuerte influencia de la Iglesia católica. Sin embargo, la identidad de la Universidad de El Salvador se formó mientras tomó protagonismo en el desarrollo de los acontecimientos históricos, como es el caso de la Reforma Agraria Liberal ejecutada por el gobierno del presidente Rafael Zaldívar, con las leyes de extinción de las tierras comunales y ejidales de 1881 y 1882, respectivamente, en la que los académicos universitarios realizaron un fuerte cuestionamiento sobre esta reforma agraria inversa, y fue así que con hechos como este se reconoció el inicio de una universidad crítica.

Positivistas como Gerardo Barrios, David J. Guzmán y Santiago I. Barberena, transformaron la Universi­dad de El Salvador a partir de 1860 y se dio más énfasis en la profe­sión y la experimentación. El pensamiento positivista fue dominante hasta el principio del siglo XX y es hasta 1910 que se regresó al humanismo y vitalismo. En esa época reaccionaron al positivismo personajes como Alberto Masferrer, Francisco Gavidia y Salarrué. La Universidad de El Salvador comen­zó a romper con el énfasis profesionista en 1944 mediante una revolución edu­cativa que priorizó el desarrollo académico de su planta docente y sus bibliotecas; democratizó el ingreso universitario, invitó a distingui­dos profesores visitantes y realizó un amplio programa de investiga­ciones científicas, que dio un alto grado de prestigio a la Universidad de El Salvador a nivel internacional. Este período histórico es recordado como “la época de oro de la UES”.

Desde la década de 1950, la Universidad de El Salvador se convirtió en el principal referente de pensamiento de la izquierda salvadoreña y fue uno de los núcleos más importantes de oposición a los gobiernos autoritarios y militaristas del país, y fue por esta actitud que muchos de sus estudiantes y catedráticos fueron víctimas de la represión militar.

El gobierno del presidente Santiago González había fundado en 1874 las Universidades de Occidente y de Oriente, con sus respectivas sedes en las ciudades de Santa Ana y San Miguel. Pero con la decisión del gobierno del presidente Rafael Zaldívar de suprimir estas dos universidades públicas en 1885, la UES volvió a ser hasta 1965 la única institución de estudios superiores del país y la que concentraba la mayor parte de la comunidad intelectual de El Salvador. En ese año se autorizó la creación de la primera universidad privada del país: la Universidad Centroamericana «José Simeón Cañas» (UCA). Se considera que las universidades privadas surgieron como una respuesta de los sectores conservadores de la sociedad salvadoreña, que buscaban una alternativa más acorde a su pensamiento, ante la línea progresista que adoptó la Universidad de El Salvador.

El 2 de septiembre de 1960, por orden del presidente José María Lemus, cuerpos de seguridad ingresaron violentamente a la UES, cuya intervención militar concluyó con la golpiza y captura del rector, Dr. Napoleón Rodríguez Ruiz, así como de otras personas que se encontraban en el lugar, resultando también un empleado universitario muerto y varios miembros de la comunidad universitaria heridos como consecuencia de estos hechos.

En la década de los años setenta surgieron dentro de la UES grupos estudiantiles cercanos a los movimientos armados de izquierda revolucionaria como el ERP, FPL, PCS, PRTC, RN y Fuerzas Armadas de Liberación (FAL). El gobierno militar, por su parte, inició una campaña contra la comunidad universitaria, acusándola de ser un centro de adoctrinamiento marxista.

Por medio del Decreto Legislativo No. 41, del 19 de julio de 1972, publicado en el Diario Oficial No. 134, Tomo No. 236, del 19 de julio de 1972, el parlamento salvadoreño autorizó al Órgano Ejecutivo para intervenir militarmente en la Universidad de El Salvador a través del uso de los agentes de la Fuerza Armada, quienes utilizaron tanquetas y artillería pesada; quemaron muchas bibliotecas; efectuaron arrestos de cientos de personas en ese mismo día; y además, detuvieron a otras quince personas junto al rector de la Universidad de El Salvador, Rafael Menjívar, y al decano de la Facultad de Ciencias y Humanidades, Fabio Castillo Figueroa, las cuales fueron encarceladas y enviadas a un exilio forzado en Nicaragua.

La Universidad de El Salvador permaneció cerrada por un año, mientras el gobierno del presidente Arturo Armando Molina trató de eliminar a los intelectuales detrás de la oposición y el centro de la agitación estudiantil. Desde este trágico acontecimiento, el movimiento estudiantil se mantuvo trabajando desde la clandestinidad y organizando el trabajo reivindicativo que saldría a la luz pública un tiempo después.

Existe una fecha de gran importancia y trascendencia que marcaría históricamente la vida de la comunidad universitaria: la masacre estudiantil suscitada el 30 de julio de 1975.

El 25 de julio de 1975 en el Centro Universitario de Occidente (actual Facultad Multidisciplinaria de Occidente), durante las fiestas patronales, los estudiantes se preparaban para montar un desfile “bufo”; acto artístico que consistía en disfrazarse de cualquier funcionario público de la época y parodiarlo ridículamente. Ese día los militares irrumpieron las instalaciones universitarias, aplicando la fuerza represiva y capturando a muchos estudiantes, lo cual provocó descontento y protesta en el estudiantado y la comunidad universitaria de aquella época.

Consecuentemente, la más importante manifestación pacífica social estudiantil que condenaba la intervención militar en Santa Ana, se produjo el 30 de julio del mismo año, con una marcha que salió alrededor de las tres de la tarde, desde la Facultad de Ciencias y Humanidades, organizada por la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (AGEUS) en la sede central, la cual tenía el objetivo de llegar hasta la Plaza Libertad del centro histórico de San Salvador. Durante el camino, se gritaron consignas contra el gobierno de Arturo Armando Molina y realizaron actividades “bufo”.

Cuando la marcha se encontraba a la altura del paso a dos niveles, ubicado en la 25 avenida norte, en frente del Seguro Social y a dos cuadras del Hospital Rosales, un contingente militar de la Guardia Nacional, Policía Nacional y de Hacienda, bajo órdenes del general Carlos Humberto Romero, embistió la marcha pacífica de jóvenes universitarios y de educación media, disparándoles con armas de grueso calibre, y aplastándolos con tanquetas. La marcha se convirtió en una frenética retirada por salvar la vida. Muchos estudiantes se lanzaron del puente, resultando con fracturas graves, mientras que otros, impactados por las balas cayeron bajo las orugas de los tanques de guerra, y algunos huían heridos, mientras que los demás sobrevivientes se replegaron en un frenesí.

El número exacto de universitarios fallecidos no se conoce hasta la fecha, aunque algunas versiones de sobrevivientes argumentan que las muertes ascendieron a más de cien. Sin embargo, este bélico acontecimiento no detuvo a los estudiantes en la organización y preparación del trabajo reivindicativo por la justicia social del país. La masacre estudiantil del 30 de julio de 1975 ha pasado a ser un genocidio más en la impunidad de los tiempos porque los asesinos intelectuales y materiales nunca fueron enjuiciados.

El 26 de junio de 1980, estando el país bajo las riendas de la Junta Revolucionaria de Gobierno, la Universidad de El Salvador fue ocupada nuevamente por la Fuerza Armada, iniciándose un período de cuatro años de exilio de la comunidad universitaria, que se convertiría en la intervención militar más prolongada de la historia de la UES. El 29 de octubre de 1980, el rector Félix Ulloa fue asesinado a escasos metros de la sede central de la UES. En los años siguientes, centenares de estudiantes, catedráticos, y autoridades universitarias cayeron víctimas de la represión gubernamental.

El 12 de noviembre de 1989, dentro del contexto de la ofensiva insurgente lanzada por el FMLN el día anterior, el presidente Alfredo Cristiani ordenó la última intervención militar que sufriría la UES y que la mantendría cerrada hasta el siguiente año.

Hasta el final de la guerra civil, la UES sufrió un período de decadencia, sumado al daño de la infraestructura de la Ciudad Universitaria producido por el terremoto del 10 de octubre de 1986. En 1991, con la elección del rector Dr. Fabio Castillo Figueroa, se inició un período de recuperación para la Universidad de El Salvador.

En la gestión de la rectora María Isabel Rodríguez (1999-2007) se superaron la mayoría de prejuicios sociales hacia la UES, las luchas internas de la Universidad de El Salvador se aplacaron, se luchó por un presupuesto adecuado y un mayor desarrollo académico y científico; y además se firmaron acuerdos de cooperación con el gobierno del presidente Francisco Flores y se obtuvo un préstamo de $25 000 000 a través del BCIE para la reconstrucción de la infraestructura de la alma máter, como resultado de negociaciones iniciadas por la UES con el gobierno del presidente Armando Calderón Sol durante la gestión del rector José Benjamín López Guillén (1995-1999).

Entre 2001 y 2002 se construyó el Complejo Deportivo de la Universidad de El Salvador, uno de los escenarios universitarios más modernos y complejos del país y Centroamérica, donde se disputaron los XIX Juegos Centroamericanos y del Caribe. La UES se convirtió en la Vía Olímpica Centroamericana, dejando como legado una moderna in­fraestructura y un comple­jo deportivo que ninguna otra universidad salvado­reña posee.

El 6 de julio de 2005 se produjo una marcha estudiantil en contra del gobierno del presidente Elías Antonio Saca González por la posibilidad de autorizar un incremento al precio del pasaje del transporte colectivo. La protesta juvenil terminó en una batalla campal entre policías antimotines y manifestantes frente a la entrada principal de la UES que dejó varios heridos y daños materiales.

Casi exactamente un año después, el 5 de julio de 2006, se realizó una nueva marcha estudiantil en contra del gobierno del presidente Elías Antonio Saca González, pero esta vez en señal de inconformidad al conocer de la aprobación de un aumento a la tarifa del pasaje del autobús urbano, la cual culminó en la afueras del campus central de la UES, donde se produjo un tiroteo entre algunos manifestantes y los agentes policiales. En el enfrentamiento armado murieron dos miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) y varios policías antimotines más resultaron heridos. Sobre este caso fueron procesados y condenados los manifestantes José Mario Belloso Castillo y Luis Antonio Herrador Funes, respectivamente, como autor y cómplice del homicidio de los dos agentes policiales.

Durante estos hechos, francotiradores de la PNC lesionaron a un empleado universitario y dispararon contra los edificios de la UES. Como consecuencia de estos sucesos, la UES estuvo cerrada durante los siguientes seis días mientras la PNC allanaba sus instalaciones en busca de evidencias contra los responsables de la muerte de los dos policías antimotines.

Ante el ataque armado perpetrado contra los agentes policiales, el gobierno del presidente Elías Antonio Saca González culpó directamente al FMLN de haber planificado esos disturbios, debido a que el autor de los disparos y su cómplice estaban afiliados a ese partido político. El FMLN, sin embargo, rechazó públicamente tal acusación y se desvinculó de las acciones violentas cometidas por sus mismos militantes involucrados en el asesinato de los dos policías antimotines. Posteriormente el propio presidente Elías Antonio Saca González se retractó de haber hecho ese señalamiento. Y por su parte, la UES se desligó de esos acontecimientos y consideró que la actuación de la PNC violentó su autonomía universitaria.

En el período de funciones de la rectora María Isabel Rodríguez, la comunidad universitaria rechazó en mayo de 2006 un préstamo del BID destinado para la alma máter, con el argumento de que se quería privatizar a la UES.

Durante la gestión del rector Rufino Quezada (2007-2011) reaparece la revista "La Universidad" después de varios años de ausencia. También en este período de gestión vuelve a circular el periódico "El Universitario", cuyo origen se remonta a la década de 1950, comenzando así la época XIII de su existencia.

El 9 de febrero de 2010 fue inaugurado el Centro Regional de Salud Valencia en la UES, cuya atención médica está enfocada en la prevención y tratamiento de problemas visuales y auditivos de la población infantil. Su creación fue gestionada desde 2004 por la UES y la Universidad de Valencia de España, y contó con el apoyo de la Generalidad de Valencia y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

El 15 de febrero de 2013 se dio inicio al proyecto de "Construcción y Equipamiento del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Aplicada de la Universidad de El Salvador y Sedes Regionales" (INCTAUES), con la inauguración en la sede de Nueva Concepción, Chalatenango.

El 19 de enero de 2016, la UES, en coordinación con el Ministerio de Educación, inauguró el proyecto "Universidad en Línea", con el objetivo de extender el acceso a la educación superior a un mayor número de personas. Las primeras carreras a impartir con este programa de educación a distancia son Licenciatura en Enseñanza del Idioma Inglés, Licenciatura en Enseñanza de las Ciencias Naturales, Licenciatura en Enseñanza en Matemática y Licenciatura en Informática Educativa.

Véase tambiénEditar

  • Lista de rectores de la Universidad de El Salvador
  • Historia de El Salvador
  • Estadio Universitario

Enlaces externos Editar

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.